El panal de miel, o panal de abeja, se consume como si fuera un chicle, pero sus propiedades lo han elevado a la categoría de ‘superalimento’.

La mejor forma de consumir el endulzante de las abejas en toda su pureza es sin duda en el panal de miel, no hay nada mas natural.

 

Todo lo que se extrae de dentro de la colmena es aprovechable y beneficioso para el ser humano.

Y en ese todo se incluye el propio panal de miel, panal de abeja, que es la estructura compuesta por las celdillas hexagonales donde las abejas depositan, entre otras cosas, la miel.

 

Nos encontramos ante uno de los productos mas naturales que la naturaleza nos ofrece, de hecho se califica como un ‘superalimento’, que aglutina gran parte de las propiedades del resto de maravillas de la colmena como la propia miel, la jalea real, el propóleo, la cera de abejas y el polen.

 

Panal de Miel Abeja puro

5.90€Precio
  • La principal ventaja de comer panal de miel radica en que el endulzante que encontramos en sus celdillas es totalmente puro, es decir, que no está manipulada químicamente.

    Pues bien, en el panal de abejas nos aseguramos que el producto de las abejas conserva toda su esencia y propiedades, puesto que las celdillas ni tan siquiera han sido abiertas.

    Las propiedades del panal de miel son interminables, muchas de las cuales son comunes a la propia miel y a otros productos de la colmena. Existen estudios científicos que demuestran que la miel en panal favorece la reducción de los niveles del conocido como “colesterol malo” y potencia el “bueno”.

    Además, posee efectos antioxidantes que ayudan a proteger un órgano tan delicado como es el hígado. Así se corroboró en un experimento realizado en Corea del Sur con personas que padecían de hígado graso. Durante 24 semanas consumieron este producto y, pasado este tiempo, se comprobó que mejoraron notablemente su función hepática.

    Por otro lado, el consumo de panal de miel o panal de abejas también propicia una regulación adecuada del metabolismo de la glucosa en el organismo.

    A todo esto hay que añadir los beneficios y propiedades que posee la miel pura en todo lo relacionado con el aparato respiratorio, la cicatrización de heridas, como fuente natural de energía y como antiséptico y antiinflamatorio natural.

     

    ¿Cómo se come el panal de miel? 

     

    La forma de consumir panal de miel o panal de abejas es muy sencilla. Lo normal es introducir una pequeña porción en la boca y masticarla a modo de chicle. Cuando se haya extraído todo su jugo, los restos se tiran.

    Hay personas que ingieren todo porque la cera del panal no deja de ser también comestible, pero no es lo más habitual ya que puede resultar muy pesado para el estómago.

    Un buen momento para consumir panal de miel es en otoño cuando comienzan a bajar las temperaturas. De esta forma se previene al organismo de cara a los resfriados y catarros propios de esas fechas. No obstante, se puede consumir en cualquier otro momento del año y especialmente cuando se sufran procesos de congestión nasal, dolor de garanta, tos, etc.